Artículos sobre DiabetesDiabetes Tipo 1Tratamientos para Diabéticos

Monitor de glucosa en tiempo real ayuda a las personas a prevenir episodios severos de hipoglucemia asintomática

Los dispositivos de monitorización continua de glucosa pueden reducir el padecimiento de los peligrosos episodios de niveles bajos de azúcar en la sangre, en los adultos con diabetes tipo 1; espisodios de los que no podrían ser conscientes hasta que es demasiado tarde. Esto se conoce comúnmente como hipoglucemia asintomática.

La hipoglucemia, bajo nivel de azúcar en la sangre, puede causar síntomas como temblores, sudoración, hambre, dolor de cabeza y visión borrosa en las primeras etapas. Si se ignora, un episodio de hipoglucemia puede llevar a perder el conocimiento, convulsiones o coma.

Sin embargo, no todos los diabéticos experimentan signos de alerta temprana de hipoglucemia.

Literalmente puede estar conduciendo por la carretera en un coche y empezar a dar vueltas en círculos o desmayarse”, dijo el Dr. Richard Bergenstal, quien el estudio que fue publicado en la revista The Lancet.

Los pacientes que no se dan cuenta cuando su azúcar en la sangre está en un nivel peligrosamente bajo son quienes necesitan dispositivos de monitorización continua de su nivel de glucosa; estos dispositivos emiten una alarma cuando los niveles son demasiado altos o demasiado bajos de azúcar en la sangre.

Pero fueron excluidos de los estudios anteriores de los dispositivos, ya la hipoglucemia asintomática es tan “aterradora y peligrosa” que los investigadores tenían miedo de experimentar con este tipo de personas.

La mayoría de las personas con diabetes tipo 1 necesitan múltiples inyecciones diarias de insulina, comentó el autor principal del estudio Norbert Hermanns miembro del Centro de Diabetes Mergentheim en Bad Mergentheim, Alemania.

Calcular mal la cantidad de insulina a inyectar, o cuando comer un bocadillo, puede causar que los niveles de azúcar en la sangre se tornen peligrosamente bajos.

El nuevo estudio, realizado en 12 hospitales en Alemania, incluyó a 149 personas con diabetes tipo 1 que sufren de hipoglucemia asintomática.

Durante los primeros 28 días del estudio de seis meses, los pacientes dieron seguimiento a sus niveles de azúcar en la sangre de la manera tradicional: varias veces al día se pinchaban un dedo, extraían una gota de sangre y lo probaban con una máquina. Además, llevaban monitores continuos de glucosa por lo menos el 85 por ciento del tiempo, a pesar de que no eran capaces de ver los datos del monitor.

Después de eso, los participantes fueron asignados aleatoriamente a seguir calculando sus dosis de insulina y la cantidad de comida para comer con base en los resultados de pinchazo en el dedo (el grupo control), o para comenzar a usar los dispositivos de monitoreo continuo.

En el grupo de monitoreo continuo, el número medio de episodios de hipoglucemia se redujo de aproximadamente 11 por mes a 3.5 por mes, mientras que el número medio de episodios no mejoró significativamente en el grupo de control.

En el último mes del estudio, el 33 por ciento de los individuos en el grupo de monitorización continua de glucosa no tenía episodios de hipoglucemia. En el grupo de control, sólo el 7.6 por ciento no tenía episodios de hipoglucemia.

El riesgo de episodios de hipoglucemia que se presentaban a media noche cayó en el grupo de monitoreo continuo, pero no en el grupo de control.

Eventos hipoglucémicos graves que requerían la ayuda de un tercero se produjeron 19 veces en el grupo de dispositivos y 36 veces en el grupo de control.

Leer más sobre: Avances en los tratamientos para la diabetes.

Eventos hipoglucémicos graves que requirieron asistencia médica no se redujeron con los dispositivos de vigilancia. Pero debido a que estos eventos son poco frecuentes, el estudio podría no haber sido lo suficientemente grande como para detectar una diferencia, los investigadores escriben en su informe.

El estudio tenía varias limitaciones. Por ejemplo, los participantes eran conscientes de las asignaciones de grupo, que podrían contribuir al sesgo. Además, tenían que llevar los dispositivos de vigilancia casi todo el tiempo con el fin de participar, pero esta adhesión puede ser difícil de encontrar en el mundo real.

Leer más sobre: 7 innovaciones que están cambiando la manera en que manejamos la diabetes.

Los monitores consisten en un pequeño alambre insertado en el tejido graso del brazo o en el estómago y se mantienen en su lugar con un parche y el transmisor. Un sensor mide la cantidad de glucosa en la sangre. El alambre del filamento insertado se cambia cada semana.

El costo puede ser el mayor obstáculo, ya que tiene un costo de varios cientos de dólares al mes, además de un precio inicial de poco más de mil dólares por el propio dispositivo. Las compañías de seguros están cubriendo la tecnología para los pacientes con diabetes tipo 1, en los países desarrollados, pero en los países en desarrollo aún no se llega a esto.

Leer más sobre: La Sociedad de Endocrinología recomienda el uso del CGM para los pacientes con diabetes tipo 1.

Lainvestigación fue financiada por DexCom, el fabricante de los dispositivos utilizados en el estudio. DexCom tiene vínculos financieros con varios de los autores del artículo, incluyendo Hermanns, y para Bergenstal.

 

 


– – – Otros artículos que podrían interesarle – – –

El alcohol puede causar hipoglucemia: Nueve señales de que podría tener peligrosos niveles bajos de azúcar en la sangre

Relación entre el deporte y los niveles de azúcar en la sangre

Control de la diabetes: algunos consejos prácticos y sencillos

Deja un comentario

error: ¡Prohibido copiar nuestro contenido! Todos Los Derechos Reservados